• Anuncio publicitario

Ortega desafía a organismos internacionales, mientras persiste la represión

Fotografías de la noticia

Daniel Ortega y Rosario Murillo está metiéndose en problemas con organismos internacionales, que podrían implicar limitaciones económicas para los nicaragüenses. La decisión del régimen de iniciar oficialmente el proceso de salida de Nicaragua de la Organización de Estados Americanos (OEA), podría, de concretarse, imposibilitar que el país obtenga préstamos de organismos multilaterales, según especialistas consultados. Además puede afectar la recuperación económica y el acceso a asesoría técnica de otros organismos regionales que forman parte del sistema interamericano. El Banco Interamericano de Desarrollo (BID) en conjunto con el Banco Centroamericano de Integración Económica (BCIE), además del Fondo Monetario Internacional (FMI), han sido las instituciones financieras que más han apoyado a Nicaragua, pero estas podrían suspender los préstamos. Aunque, solo las dos últimas han desembolsado fondos al régimen de Ortega a pesar del aumento de la represión en los últimos meses.

 

El BID, por su parte, no desembolsó dinero para préstamos al Gobierno en 2018 y 2019, sin embargo, en 2020 volvió a desembolsar, pero únicamente para atender la emergencia sanitaria de la covid-19, y por el paso de los huracanes Eta y Iota, que tocaron territorio nacional a finales del año pasado. El Banco Mundial (BM) también mantuvo por dos años (2019-2020) suspendido el apoyo financiero al gobierno de Ortega, hasta que este año se comprometió a entregar 100 millones de dólares, según el sitio web del organismo.

Mientras tanto, la represión continúa en Nicaragua. La tarde de este lunes 22 fue detenido el exembajador Edgar Parrales, una de las voces que brindaba su opinión a los medios sin ocultar su identidad. El régimen ya ha aplicado la misma estrategia en otros casos para callar a las voces que critican sus acciones políticas. En la última semana, Parrales brindó entrevistas a diversos medios en las que explicó las implicaciones de abandonar la Organización de Estados Americanos (OEA). La mañana de este martes 23 la casa de Parrales fue allanada. 

100% Noticias entrevistó a Carmen Parrales, hija del exdiplomático, quien aseguró que teme por la salud de su padre. Debido a operaciones que se sometió hace años, el exembajador de 80 años debe cumplir con un régimen alimenticio riguroso que las condiciones carcelarias podrían deteriorar. Hasta el cierre de este boletín las autoridades no han informado sobre la detención del diplomático.

Iniciamos la semana con una reveladora entrevista realizada por La Prensa a monseñor Carlos Herrera, el nuevo presidente de la CEN, quien dejó entrever la disponibilidad de la Iglesia católica como mediadora en un hipotético tercer intento de negociación entre el gobierno y la oposición. Sin embargo, el régimen Ortega-Murillo ha encarcelado a varios líderes opositores y provocado el exilio de otros tantos en una escalada represiva, de esta forma negado cualquier salida dialogada a la crisis sociopolítica iniciada en abril de 2018. 

 

Herrera se muestra cauteloso, y platicó con el medio sobre la situación de monseñor Silvio Báez, obligado al exilio por órdenes del Vaticano. La Iglesia ha estado como mediadora en dos intentos fallidos, en los que la dictadura no cumplió ninguno de los acuerdos que suscribió. Ambas mesas se dieron en un contexto de absoluta represión, con el control total del régimen en las calles y en pleno estado policial.

Mientras tanto, monseñor Rolando Álvarez, otros de los obispos que forman parte de la CEN, criticó este domingo 21 a los políticos que “mencionan el nombre de Dios en sus discursos políticos, pero que han condenado al pueblo a vivir en la pobreza y en la injusticia social promovida por los gobernantes del mundo”. Las homilías del obispo de Matagalpa se han caracterizado por la fuerza con la que denuncia al régimen de Ortega y Murillo, en uno de los pocos espacios de crítica social que quedan en el país.

 

En otras noticias, Elliott Abrams, exasesor de la Casa Blanca, pidió a la administración de Joe Biden mayores medidas contra la dictadura Ortega-Murillo. Durante las últimas semanas, el Gobierno estadounidense aprobó una serie de medidas punitivas contra funcionarios sandinistas y allegados. Estas incluyen la aplicación de nuevas sanciones, así como restricciones para entrar a Estados Unidos. 

El exfuncionario estadounidense apuesta a la imposición de más sanciones contra mandos policiales y militares, los que considera un pilar fundamental en el mantenimiento de Ortega en el poder. “Si coges a un general y a su familia y le cuesta correr por España, Estados Unidos, América Latina y el Caribe, entonces creo que empieza a tener un impacto real. No creo que estemos haciendo lo suficiente”.

 

 

Por Punto y Aparte

San José, Costa Rica 

Dejanos tu opinión

  • Anuncio publicitario