• Anuncio publicitario

Nicoya rompe paradigmas al intervenir un humedal con maquinaria en beneficio del ecosistema y comunidades circunvecinas

Fotografías de la noticia Fotografías de la noticia

Periodista: Raquel Barboza B. 

En Nicoya el Gobierno Local junto a diversidad de instituciones públicas y de la mano con las comunidades, han entendido que el afán por conservar la riqueza natural del cantón, no tiene por qué reñir con el bienestar social de los pueblos; y es debido a ello que, desde hace un tiempo están interviniendo con maquinaria y trabajo manual un sector del Humedal Palustrino Corral de Piedra.  

Los trabajos se concentran en el “Callejón del Arreo” de la Laguna Pozo de Agua, con 4 objetivos fundamentales:

  • Rehabilitar las condiciones naturales del humedal -que además es de categoría Ramsar y por tanto de importancia internacional- mediante la limpieza de los esteros principales y los ramales que vienen del Río Tempisque, para que cuando suba la marea haya un buen flujo y reflujo de las aguas, especialmente durante el verano.
  • Prevenir la aparición de plagas de zancudos, debido a que, si los reflujos no son correctos, el agua se estanca, pierde sus propiedades y genera el ambiente idóneo para que revienten larvas del zancudo Aedes Adenorincus. 
  • Descubrir el espejo de agua para crear un ecosistema adecuado para que las aves migratorias y residentes que viajan desde Suramérica hasta Norteamérica a lo largo del año tengan en ese hábitat donde alimentarse, reproducirse, etc.
  • Permitir a los pueblos explotar el potencial turístico que genera el espectáculo natural de las aves migratorias, la pesca artesanal y el quehacer rural de la zona.

 

José Carlos Leal Rivera, Administrador del área silvestre protegida “Refugio Nacional de Vida Matarredonda” del Humedal Palustrino Corral de Piedra (SINAC), explicó a Guananoticias.com que, mediante estas labores, “Se han roto paradigmas a nivel de conservación, puesto que ver maquinaria pesada y personas trabajando con machetes, con subsidios en un área protegida, no es normal a nivel de sistemas de áreas de conservación. Hay muchas personas muy radicalistas, que dicen que no se toca y punto, pero nosotros nos hemos abierto buscando la línea Ramsar, a que el humedal es para conservarlo, pero también para usufructuarlo por parte de las personas de las comunidades, para obtener todos estos beneficios ecosistémicos”.

“Todo esto permite a las comunidades tener estos escenarios donde se desarrolla turismo rural comunitario, avistamiento de aves, pesca artesanal con cuerda, no se permite ni trasmallos ni atarrayas, entonces eso permite a las comunidades generar ingresos”, añadió.   

Mediante el Programa Nacional de Empleo (PRONAE) del Ministerio de Trabajo y Seguridad Social, actualmente 25 personas de la comunidad realizan labores de chapia y limpieza de esteros del humedal durante 2 meses.  

“Esta gente trabaja en labores de chapia con machete, labores manuales, cortando la Tifa, que es una especie vegetal invasora, junto con la Zarza y el Palo Verde y otra que le llaman Ñanga; que son de las 5 especies más invasoras, más malas de los humedales, entonces eso hay que cortarlo para descubrir el espejo de agua”, explicó el funcionario del Área de Conservación Tempisque.

Estas labores de rehabilitación en el humedal son financiadas principalmente por la Municipalidad de Nicoya, que a principios del año aportó 4 millones de colones para el proyecto.

“Al Gobierno Local le interesa el bienestar de los nicoyanos y consideramos que estas labores de limpieza de los cauces originales solo beneficios aporta para el cantón desde el punto de vista ambiental, social e incluso económico al fomentar posibilidades de emprendimientos en la zona aledaña al humedal”, comentó Carlos Armando Martínez Arias, Alcalde de Nicoya.

“Uno de los beneficios que más rápidamente se percibe es el de la mitigación de la aparición de plagas de zancudos Aedes Adenorincus, que afortunadamente no causa ninguna enfermedad, pero cuya presencia en cantidades inimaginables es motivo de incomodidad para muchos vecinos del humedal.  Para este año gracias a Dios no se vislumbra que vaya a haber una epidemia de zancudos más allá de lo normal que hay en humedales, y solo eso ya es un motivo de alegría para muchas comunidades”, aseguró el Jerarca. 

Cabe mencionar que el sedimento que es removido del cauce con retroexcavadoras, se apila formando una especie de islas donde originalmente -y de acuerdo con la comunidad- estuvieron los llamados “tiesos”, es decir, la parte más alta de la laguna donde se paraba el ganado, y por ende, las aves.

Todos estos trabajos con participación interinstitucional se desarrollan de la mano con las asociaciones de desarrollo integral, productores y otras fuerzas vivas de la región, quienes a la postre, son los principales favorecidos con las mejoras generadas en el humedal.  

 

Dejanos tu opinión

  • Anuncio publicitario