• Anuncio publicitario
  • Anuncio publicitario
  • Anuncio publicitario

“Defender los derechos humanos es lo que le toca a un Presidente de Costa Rica”

Fotografía del cuerpo de la noticia

Mientras yo sea presidente vamos a defender los derechos humanos porque eso es lo que le toca a un presidente de Costa Rica”, declaró Carlos Alvarado Quesada al ser interrogado sobre la decisión del país de suscribir el Pacto Global para una Migración, Segura, Ordenada y Regular, durante la conferencia intergubernamental convocada por las Naciones Unidas en Marruecos.

 

“Es en ese ámbito que el país avanza coherente con su política. No hacerlo significa  renunciar a los derechos humanos como política del Estado costarricense”, expresó enérgicamente. Incluso cuestionó: “¿Es eso lo que queremos como país? ¿Renunciar a los derechos humanos como forma de tratar a las personas?”.

 

Bajo esta convicción, Carlos Alvarado ha delineado claramente la política de su gobierno sobre la base de la inclusión, el respeto y la defensa de los derechos de las personas, tanto en la política nacional como internacional.


La lucha por los derechos humanos ha sido bandera siempre del presidente Alvarado y por eso es central en su gobierno. Así lo hizo evidente desde la campaña electoral,  cuando el tema acaparó el debate político a raíz de que la Corte Interamericana de Derechos Humanos ordenara a Costa Rica garantizar a las parejas del mismo sexo la totalidad de derechos existentes en la legislación, incluido el matrimonio igualitario.

Aquel fallo de la CIDH, a menos de un mes de las elecciones generales del 4 de febrero, prácticamente dividió al país en dos. Fue en ese contexto que Alvarado defendió la institucionalidad y los derechos humanos, pese a no ser un tema “popular”. 

 

Esa posición siempre la ha mantenido firme en su convicción de que el Gobierno de la República tiene que ser para todos. “Como parte de esta sociedad de respeto, es fundamental el respeto para la población LGBTI si queremos que sea más libre, más igualitaria y menos discriminatoria”.

 

Es con esta visión que durante los primeros meses de su administración ha tomado una serie de acciones, bajo el eje transversal de la defensa de principios con una sólida articulación interinstitucional.

 

En el ámbito nacional. Creación del Comisionado Presidencial para asuntos de la Población LGBTI, el cual ha propiciado la emisión de decretos y directrices para garantizar los derechos a personas LGTBI en diferentes ámbitos, el protocolo de actuaciones en situaciones de bullying y para la atención del acoso sexual callejero, y el inicio de la construcción de la política pública de pueblos indígenas, entre otros. 

 

Destaca, particularmente, la Declaratoria de Prioridad Nacional de la Lucha contra la Violencia contras las Mujeres, una estrategia que articula más de 40 acciones institucionales y todos los Poderes de la República, buscando combatir de manera frontal el machismo y la violencia de género.

 

El Presidente Alvarado ha reafirmado también su compromiso con la norma técnica y protocolo del aborto terapéutico, para llenar el vacío existente en la legislación. El Código Penal de 1970 permite el aborto terapéutico, bajo el entendido de que es aquel que se realiza para evitar un peligro para la vida o salud de la madre, pero no existe una norma, protocolo o reglamento que defina la actuación.

“Sobre aborto terapéutico corresponde un debate de altura, un diálogo amplio del que todas las personas  salgamos  mejor informadas y educadas, pero sobre todo corresponde contar con la norma técnica y protocolo para proteger y garantizar derechos, así como brindar seguridad jurídica al personal que lo practique”, han dicho públicamente  tanto Alvarado como la diputada del PAC Nielsen Pérez.

En el ámbito internacional. La Administración Alvarado Quesada ha abogado por una migración registrada, segura, ordenada y respetuosa de los derechos humanos. Lo ha hecho en el Foro de París por la Paz, en la Cumbre Iberoamericana de Guatemala y con el respaldo al Pacto Global para la Migración.

 

En el marco del Foro de París por la Paz, a mediados de noviembre, el presidente Alvarado fue parte del compromiso por la defensa de la información veraz y confiable. Lo hizo al lado de otros líderes mundiales quienes denunciaron que, en el contexto de la transformación digital, “la desinformación masiva en línea se extiende, buscando guiar los debates e incluso intervenir en las elecciones para distorsionar el resultado”.

En la Cumbre Iberoamericana, en noviembre, llevada a cabo en Guatemala, Alvarado puso los derechos humanos en el centro de su alocución. Al abordar el tema de las migraciones, abogó por trabajar en resolver las causas estructurales que ocasionan las oleadas de refugiados y desplazados.

El Presidente de Costa Rica también tocó otros temas relacionados con los derechos humanas en la región: las crisis políticas en Nicaragua y Venezuela fueron dos de ellos. Del primer conflicto dijo: “Nos encontramos sumamente preocupados y dolidos por lo que ocurre en la hermana República de Nicaragua”. 

 

El mandatario lamentó que el diálogo “haya quedado como un eco que retumba únicamente en los corazones de quienes hoy lloran con dolor por una sociedad justa e igualitaria, donde existan oportunidades de diálogo franco y sincero, para lograr así una democracia, acorde con los valores y estabilidad regional”.


Para Venezuela, abogó por una “salida pacífica y negociada, en el marco del Derecho Internacional”, mensaje que ya había externado en su participación en la Septuagésima Ter

Fotografías

Dejanos tu opinión

  • Anuncio publicitario
  • Anuncio publicitario
  • Anuncio publicitario